lunes, 12 de mayo de 2014

¿Quién debería gobernar?



Me parece que escriba lo que escriba todo esto serán utopías, meras suposiciones de una adolescente con deseos imposibles y aires de revolucionaria amateur. Puestos a suponer supongamos que creo que se necesita un gobierno, que la vida en sociedad seria imposible sin él. Supongamos que acepto esa serie de afirmaciones. Me parece que a lo largo de la historia una serie de modelos se han ido alternando, una serie de formas de gobierno según los intereses de unos, otros o ,en contadas y efímeras  ocasiones, de aquellos pocos.  Nunca ha faltado un líder absoluto nombrado por él mismo y sus secuaces, o un conjunto limitado de personas elegidas “democraticamente” (pongo comillas porque en mi opinión en una elección democrática participan todos los ciudadanos, no solo los ese gobierno considera como tales) o incluso comunidades enteras. Entonces surgen una serie de preguntas ¿qué gobierno es el mejor? ¿ deben los ciudadanos confiar en una institución que regule su vida, su libertad y sus derechos? ¿podría existir una sociedad sin gobierno?  Intentaré dar respuesta a todas estas preguntas basándome en las ideas desarrollas por algunos filósofos  y en mi propia opinión respecto a ellas.
En la actualidad vivimos en un mundo completamente absorbido por el capitalismo en el que una mayoría oprimida se ve en la obligación de seguir las pautas marcadas por la minoría opresora, la minoría poderosa que tiene el control de todos los medios de producción y sus intereses se ven respaldados por los gobiernos  de los países que al parecer se denominan a si mismos democráticos. Vivimos en un sistema en el que cualquier otra posibilidad de gobierno es inconcebible y la opción de cambio ni siquiera es tenida en cuenta. No hemos aprendido nada de la historia y parece que esta se repite una y otra vez con caras nuevas eso si pero con las mismas ideas.
Nunca nos ha faltado un dictador autoritario, fascista que  hubiera llegado al poder mediante la fuerza como en la España de Franco provocando un golpe de estado y después una guerra civil de tres años tras la cual se mantuvo otros cuarenta persiguiendo, apresando, torturando y fusilando a todos los se se rebelaron contra él o tan solo eran sospechosos de ello.  También mediante el juego democrático por el cual un gobierno de las características del de Hitler en Alemania fue considerado legítimo. El gobierno nazi que ejecutó y apresó a toda la población judía, gitana, homosexual…por el mero deseo de preservar la raza aria. Estos sistemas llegan y se mantienen mediante la fuerza, la represión y el convencimiento de gran parte de la población de que son la única solución a sus problemas, de que son el único medio para preservar su identidad como pueblo. Es curioso como en  todos los gobiernos de este estilo se utiliza la palabra “libertad”como mas conviene.
Otro tipo de gobierno es en el cual un numero limitado de personas ejercen su poder como en siglos pasados la aristocracia. En esa época solo se permitía participar en la política y por consiguiente solo tenían el derecho al voto a las clases privilegiadas que obviamente establecían medidas que únicamente les beneficiasen a ellos olvidándose del resto de la población quienes sufrían las consecuencias de tanto y tan despiadado egoísmo.  Durante la ilustración aparecieron pensadores como Locke quien defendía el estado liberal en el cual todos los hombres tienen derecho a la libertad, la propiedad privada que se consigue mediante el trabajo y la autodefensa, derecho que el hombre cede al estado que es el que debe garantizarlo. Parece un sistema perfecto y es el que en la actualidad y salvando las distancias siguen las democracias occidentales. Sin embargo este sistema genera las mayores diferencias. En él es el dinero lo que importa, la propiedad privada, cuanto más mejor y si no eres capaz de conseguir un trabajo o de tener una casa, no es por culpa del sistema sino por tu incompetencia. Es aquí donde encuentran su lugar las minorías opresoras que con su poder monetario reprimen a la mayoría trabajadora. En definitiva, el capitalismo.
Con la Revolución Francesa se produce en Europa un cambio, aparece la democracia en la que participa toda la comunidad expresando su deseo mediante el sufragio universal masculino. Este cambio se ve influido por Rousseau, otro filosofo ilustrado quien  defendía que la única forma de legitimación del poder era mediante la voluntad general, mediante el verdadero deseo de los ciudadanos que desde su libertad renuncian a sus intereses privados en busca del bien común de la sociedad. La autoridad de un gobierno viene dada por el respeto de sus gobernantes por la voluntad general. A su vez Rousseau también defiende que la propiedad privada es la fuente de las desigualdades dentro de una sociedad. Puesto que los intereses deben ser comunes, la propiedad también debe serlo. Cuando las propiedades están desigualmente repartidas, como en realidad ocurre, y el estado continua defendiendo ese sistema entonces no se defiende el bien común sino los intereses de aquellos que tienen el mayor poder económico.
En la democracia actual todos los ciudadanos podemos votar y una de las ventajas mas importantes que tendría la democracia es que las medidas que se aprueban beneficiarían a la mayoría. Utilizo el condicional “que tendría" y "beneficiarían” porque mal que nos pese no podemos decir que vivimos en una democracia. Las medidas que se toman no cuentan con la ciudadanía y únicamente pretenden contentar a las grandes compañías y las entidades bancarias. Justifican estas acciones alegando que son un gobierno legitimo, es decir, un gobierno que ha llegado al poder mediante el apoyo de la sociedad. Pero ¿sigue considerándose legitimo aquel gobierno que no respeta la voluntad general? En mi opinión no, la mayoría de las leyes o reformas se aprueban a pesar del malestar generalizado de la población que en numerosas ocasiones sale a la calle a protestar, a mostrarse en contra de lo que este gobierno pretende hacer y hace. Este gobierno que dice representar a todos los españoles cada vez se aleja mas de la realidad mostrando como una pequeño grupo de hippies revolucionarios en paro movimientos como el 15M o las multitudinarias manifestaciones que llenan las calles de historias y vidas que no se tienen en cuenta y que son el reflejo de otros muchos que prefieren quedarse callados.
En mi opinión creo que la gran mayoría de las personas son en gran parte indiferentes a la política, obviamente saben lo que ocurre a su alrededor pero ellos de momento están bien, van tirando y  lo  que hagan los políticos que mas da, eso no les afecta. La juventud de hoy en día también prefiere mirar para otro lado. Es mucho mas interesante un partido de fútbol o ir de compras todos los fines de semana que pararse a pensar que probablemente en unos años tengas que tirar de los ahorros, si es que los tienes, para poder llegar a fin de mes. No estamos para nada concienciados con la realidad actual y es que esta democracia representativa que tan bien nos venden en los medios de comunicación hace que creamos lejanos problemas que nos afectaran a todos más tarde o más temprano.
Entonces ¿quien debería gobernar?. Después de todo lo dicho he llegado a la conclusión de que podría creer en una democracia directa en la que de verdad la ciudadanía tomara sus decisiones mediante un REFERÉNDUM donde se podría consultar a la población a la hora de tomar ciertas medidas. Creo en una sociedad en la que no gobernara únicamente una clase social, una clase privilegiada como en realidad ocurre. Creo en una democracia que naciera de la educación, el pensamiento critico, la filosofía y los valores éticos y a la vez buscara fomentarlos, no reprimirlos.



1 comentario:

  1. Como viene siendo habitual…muy bien Marta. Magnífico texto. Copio en Mutatis.
    Saludos

    ResponderEliminar